I+D+i. Retos tecnológicos en España [Expansión – Soltec]

“Se suele decir que España no es país para científicos, pero eso es algo que no es realmente cierto en nuestro sector, más bien lo contrario.

Y como muestra esta; los diferentes fabricantes nacionales que lideramos el sector mundial de renovables desde España; nosotros por ejemplo, en Power Electronics, dedicamos más de un 7% de la facturación en el I+D+i. Esto es algo ciertamente excitante y a la vez una gran responsabilidad si hablamos específicamente sobre los fabricantes de inversores solares, ya que somos los que debemos convertir la energía desde las placas solares hasta las líneas de alta tensión de distribución, lo que significa, que si no hacemos bien nuestro trabajo, la instalación y las inversiones dentro de ellas se paran.

Creo que mucha gente de los que estamos aquí hemos pasado por medio mundo desde que se dejó de instalar en España hace poco menos de una década.

Así que aunque venimos hoy a hablar de los retos que nos vienen, algunos más complejos que otros, creo que todos serán bienvenidos, reconociendo la ilusión que nos hace volver a trabajar en casa.

Fundamentalmente, me voy a enfrentar a dos tipos de retos: los técnico-económicos y los puramente técnicos.

Empiezo por el económico y no por el técnico, porque no existe reto tecnológico si no está ajustado a los precios que demanda el mercado. Si yo ahora os digo, que en 10 años nuestros coches costarán un 80% menos… Que uno de clase media en vez de 25.000€, nos costará solo 5.000. Y que encima que conducirán solos y nos harán un sándwich caliente por el camino.

Pues lo mismo hubiéramos pensado hace 10 años si nos hablan de la situación actual en el sector. Por tanto es vital, la constante evolución de nuestra tecnología, pudiendo fabricar de manera más inteligente, innovar y aportando soluciones a donde antes no las había.

Por supuesto, el descenso en precios no puede venir ni de fabricar con menos calidad ni de fabricar en algún país lejano, porque fabricamos todo en Valencia pagando nuestros impuestos todos aquí. Esto es algo de lo que yo me siento feliz de poder destacar.

Este reto técnico-económico, es muy importante para nosotros y para toda la industria, y hay que remarcar que gracias a ello se han generalizado las instalaciones al dejar de estar subvencionadas; hay más venta de inversores por tanto, lo que nos hace crecer y coger volumen, y por tanto podemos invertir más, y por tanto podemos disminuir costes, … va todo en cadena.

El segundo reto es el puramente técnico. Un poco antes de que supiéramos los resultados de las subastas que abrieron de nuevo el mercado, allá por la primavera de 2017 nos paramos a analizar estos retos que estaban por venir, para poder tomar las decisiones oportunas para este 2018. Y destacaré 3 fundamentalmente:

Primeramente, cualquier empresa se plantea, ¿cómo puedo captar más clientes? Para ello pensamos que debíamos encontrar topologías de inversores más flexibles y adaptadas a las necesidades de nuestros clientes. En el mercado tradicionalmente ha habido inversores centrales grandes, de gran potencia, instalando pocos en una determinada planta solar, e inversores de string pequeños, de poca potencia e instalando muchos. Nosotros fabricábamos de los primeros, de los grandes.

Por tanto, hemos estado haciendo elegir a nuestros clientes durante mucho tiempo, no solo que marca de inversores es mejor, si no también que topología era la adecuada.

La pregunta en los foros siempre ha sido ¿cuál es mejor? Cuando el reto está dentro de la pregunta ¿podríamos tener ambos?

La respuesta a esto es un inversor que viene a cubrirlo todo, sigue siendo central pero está dividido internamente en mini-inversores. Con lo que abarcamos ambas topologías y con ello abarcamos más clientes.

El siguiente reto técnico a tener muy en cuenta es el clima. Por desgracia en España es cada vez más desértico, y nuestros equipos tienen que ser por tanto cada vez más inmunes a este hecho. Para ello, hemos desarrollado varias patentes que nos permiten tener un equipo estanco con un sistema de ventilación innovador que no requiere de ninguna circulación de líquidos en su interior. Los líquidos y la electrónica suelen llevarse mal.

Y como último reto técnico, que nuestros clientes confíen en nosotros no solo porque tenemos un producto de calidad a un precio adecuado, sino que, durante la vida útil de la instalación, sigan estando tan convencidos de que la decisión fue la correcta como el primer día.

Somos conscientes de que nuestra maquinaria debe estar en la planta durante más de 25 años, y que el mantenimiento tiene un coste para nuestros clientes, por tanto, este debe ser mínimo.

Los que trabajamos en este sector nos damos cuenta de que todo va muy rápido y si quieres que te vaya bien hay que escuchar mucho y ser muy flexible. Y además, algo fundamental, hay que mirar más allá de lo que tienes delante de tus pies.

En este sentido, me gustaría concluir con lo que está por venir. Dentro de no mucho, se va a producir un cambio tecnológico en nuestra industria, liderado por el almacenamiento y la inteligencia artificial. Estos dos factores, van a cambiar el concepto de lo que hoy pensamos que es un parque solar.

Abandonaremos la idea de que la energía solar es inestable para poder emplear la energía cuando sea más interesante, y no entenderemos una instalación sin baterías. Nosotros tenemos ya grupos de trabajo centrados exclusivamente en ello e instalaciones reales en Estados Unidos y Australia.

Esto acompañado de una gestión de datos masiva en la nube, llámese big data, inteligencia artificial o el Internet de las cosas (#IoT) va a suponer un verdadero cambioque nos van a plantear el gran reto de revolucionar la industria entera.

Y nosotros estaremos ahí…”

 

 

Leave a comment